Una relación que cumple 45 años entre Argentina y la República Popular de China

El domingo pasado fue el aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países.

Resultado de imagen para CHINA Y ARGENTINA

Por Yang Wanming, Embajador de China en Argentina

China y Argentina, a pesar de la gran distancia geográfica, mantienen una amistad de larga data. Nos complace observar que después de 45 años de desarrollo, en la actualidad se han convertido en amigos sobre la base de la igualdad y la confianza mutua, socios de beneficio mutuo y ganancia compartida, y han enlazado su amistad a partir de la convergencia de sus culturas. Fue especialmente en 2014, a raíz del establecimiento de la Asociación Estratégica Integral, cuando las relaciones bilaterales entraron en una vía rápida, distinguiéndose por su multidireccionalidad, su amplio alcance y su enfoque en múltiples niveles, situándose en su mejor etapa histórica en la actualidad.

El 19 de febrero se cumplió el 45º Aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Argentina, motivo por el cual quisiera expresar, en nombre del Gobierno y del pueblo chinos, sinceros agradecimientos y mejores deseos a todos aquellas personas que se han dedicado al desarrollo de nuestras relaciones bilaterales. De cara al futuro, estamos dispuestos a aunar los esfuerzos argentinos para cumplir las siguientes tareas: En primer lugar, es primordial profundizar permanentemente la confianza política mutua. En la actualidad, China y Argentina se hallan en etapas clave para la transformación de desarrollo. En el futuro, ambas partes deberían potenciar los intercambios de alto nivel entre Gobiernos, Congresos, Partidos Políticos y Provincias, para perfeccionar de manera constante los diferentes mecanismos de diálogo y cooperación ya existentes, como la Comisión Permanente Intergubernamental, entre otros, aumentando de esta manera el entendimiento y reconocimiento de la ruta de desarrollo de uno y otro. Además, ambos países tiene que continuar apoyándose mutuamente en los cuestiones de interés fundamental, como la de las Islas Malvinas y de Taiwan.

En segundo lugar, deberían fortalecer la cooperación de beneficio mutuo y ganancia compartida. En el Foro de Davos celebrado hace poco, el Presidente Xi Jinping abogó por la globalización y planteó la ¨Propuesta China¨, que aumentó la confianza en el libre comercio y la inversión internacional. Mientras el Presidente Macri lanzó una serie de reformas económicas a raíz de su asunción, cuyo efecto fue reconocido por el exterior. En medio del contexto de resurgimiento del aislacionismo y del proteccionismo en potencias occidentales, y del significativo crecimiento de la incertidumbre e inestabilidad en la economía internacional, los dos mandatarios coinciden en temas sobre la apertura, el desarrollo y el libre comercio, que abrirán nuevas oportunidades para la transformación y actualización de la cooperación sustancial bilateral. De cara al futuro, ambas partes deberían definir el rumbo de la cooperación de beneficio mutuo en todos los ámbitos, seguir ampliando la magnitud del comercio y optimizar la estructura comercial. La cooperación binacional debe extenderse hacia terrenos no tradicionales, tales como finanzas, comunicaciones, manufacturas, nuevas energías, agricultura moderna y biotecnología, para formar un esquema más completo, equilibrado y diversificado de la cooperación sustancial bilateral.

En tercer lugar, hace falta impulsar aún más la convergencia culturales y humanas. En los últimos años, se desarrollaron centenares de exposiciones y representaciones variadas anuales y las becas otorgadas por el Gobierno chino a ciudadanos argentinos siguen creciendo en número año a año, posibilitando la presencia de más de 400 jóvenes financiados estudiando en China. Ambos países deberían mantener la tendencia positiva y la cooperación en terrenos de cultura, educación, deporte y turismo, empujar a más visitas mutuas de las cámaras, universidades, think tanks, medios de comunicaciones y grupos artísticos, con el fin de sembrar en lo más profundo la semilla de la amistad sino-argentina.

Por último, es necesario fomentar la coordinación y la cooperación en asuntos internacionales. Argentina, una potencia en América Latina y representante de los mercados emergentes, juega un papel cada día más importante en el ámbito internacional. Siendo ambos importantes mercados emergentes y países en vías de desarrollo, China y Argentina comparten amplios intereses comunes. Por lo tanto, es de gran relevancia el estrechar la coordinación estratégica en la agenda internacional y regional de asuntos trascendentales, tales como la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los asuntos del G20, la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, el cambio climático y la cooperación integral China-América Latina, para construir una comunidad armoniosa de intereses comunes.

Durante la primera mitad del año en curso, el Presidente Macri realizará una visita de Estado a China, que abrirá nuevas oportunidades para las relaciones bilaterales. Estamos a la expectativa de trabajar con la parte argentina, en pos de un mejor desenvolvimiento de la Asociación Estratégica Integral Sino-Argentina y mayores beneficios tangibles para ambos pueblos.

 

China y Argentina: 45 años de amistad entre dos socios estratégicos

 

Por Diego Ramiro Guelar- Embajador de la Argentina ante la República Popular China

El vínculo histórico entre China y la Argentina es preexistente al establecimiento de relaciones diplomáticas. El intercambio político, comercial y cultural, aunque tímido, tuvo episodios destacados desde la fundación de la República Popular China, en octubre de 1949.

Estos antecedentes crearon el ambiente propicio para que, hace 45 años, un 19 de febrero de 1972, ambos países dieran inicio a sus relaciones formales en el campo diplomático. La Argentina fue uno de los primeros países latinoamericanos en consolidar estos lazos, poco después del justo restablecimiento de derechos de China y reconocimiento de sus representantes en las Naciones Unidas.
Todos los presidentes argentinos electos desde la recuperación democrática han visitado al país. Gradualmente, a través de las delegaciones que encabezaron los mandatarios, así como las visitas de dirigentes chinos a nuestro país, se fue construyendo la estrecha relación entre Estados que observamos hoy. En 1972, no obstante, era inimaginable una relación rica y multidimensional como la que disfrutamos actualmente.
Los aspectos más profundos de la Asociación Estratégica Integral —tal su título formal— entre China y Argentina se consolidaron en los últimos diez años. De manera sumaria, podemos presentar nuestro vínculo a través de cinco elementos constitutivos:
1) Provisión de alimentos a un gigante. Argentina y Brasil aprovisionan el 23 por ciento del total que importa China, seguidos por Estados Unidos con el 20 por ciento.
2) Recursos mineros. El eficiente aprovechamiento de minerales vitales para el desarrollo de China, como hierro, cobre y litio, entre otros, constituirá un eje de trabajo extraordinario para multiplicar las exportaciones.
3) Infraestructura energética y de transporte: existen empresas chinas interesadas en aportar su experiencia comprobada en el diseño y desarrollo de infraestructura ferroviaria y vial, como así también de energía hidráulica, solar y nuclear, por nombrar sólo algunos rubros. Tienen la capacidad técnica, el deseo de asociarse a firmas argentinas —y transferir conocimiento durante el proceso—, y el respaldo financiero de grandes bancos de su país.
4) Turismo: en 2016 pasado viajaron por el mundo más de 120 millones de ciudadanos chinos, pero apenas 30 mil visitaron la Argentina. Mediante un sistema de promoción de nuestros atractivos y gracias a la simplificación de los procedimientos de visado que hemos impulsado, esperamos llevar esa cifra a un millón de turistas en diez años.
5) El relacionamiento vincular deportivo. El presidente Xi Jinping fijó el objetivo de convertir a China en una potencia futbolística y nos pidió cooperación en ese campo. El potencial es inédito en materia de inserción de técnicos, futbolistas y profesores de educación física en el mercado chino. Lo esbozado es apenas una apretada sinopsis: la relación bilateral es de una riqueza inagotable para ambos países y alcanza también el campo cultural, la educación, la cooperación técnica y el intercambio académico, entre muchos otros ejes. Nos encontramos frente a una oportunidad histórica para construir, China y Argentina, el período más fértil y relevante de la historia de las relaciones bilaterales. Tenemos la responsabilidad de sentar las bases para un relacionamiento estructural, profundo, maduro y de largo plazo.
Fuente:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s